Ya son 33 las Ligas argentinas del Xeneize, que se pone a sólo 3 de River. En total, ya tiene 67 títulos oficiales.

La campaña de Liga que termina ha tenido un sabor especial para la afición Bostera por el trámite dispar y sufrido, que el equipo supo sortear con temperamento, talento y poder de gol. Hoy el título también sabe a gloria porque el fútbol no es sólo trofeos, sino también memorias, esperanzas y, sobretodo, símbolos. Y pocas cosas más lindas y valiosas para una casa futbolística y para una afición tan devotas como las de Boca, que saber que uno de los suyos la puede romper a tope.  Y es que Boca ha descubierto para la Argentina a un chico que tiene 167 centímetros, pero que puede ser de dimensión mundial: Cristian Pavón.

El principio triunfal del campeonato nació de una gran racha goleadora, en la que Darío Benedetto fue absoluto protagonista hasta que sufrió una ruptura de ligamentos cruzados. Las lesiones también tocaron a muchos jugadores claves del equipo. Gago, Goltz, Cardona y Pérez fueron bajas en momentos importantes. El colombiano Wilmar Barrios, identificado como otro de los grandes protagonistas del campeonato, también tuvo su paso por la enfermería.
Y fue en medio de los percances cuando terminó de emerger, descollante, la figura de este Boca 2017/18.  Un chico de 22 años que ya deja marca en un club con una historia colosal en la Argentina,  en Suramérica y en el mundo. El aporte de Pavón ha sido sido excepcional. Ha sumado 2629 minutos a hoy, contando 30 partidos de Liga y Copa Libertadores. 7 goles y 13 asistencias, lo que quiere decir que participó directamente en goles en las dos terceras partes de los partidos disputados. Su participación indirecta en jugadas de gol y en jugadas de ataque de Boca fue, por supuesto, muy superior.
Pavón es sinónimo de salida. Sinónimo de movilidad. Sinónimo de peligro,  creación e intensidad ofensiva.
Y no es fácil para un chico de la edad de Pavón triunfar y destacarse en un club histórico y de talla global como Boca Juniors. Es que el Xeneize suma seis copas Libertadores y tres Intercontinental. Las últimas dos ganadas en este siglo. Una, al ultrapoderoso Real Madrid con Casillas, Hierro Roberto Carlos, Figo y Raúl en la cancha; y la otra, a un A.C. Milan de ensueño, con Dida, Cafú, Maldini, Gatusso, Costacurta, Pirlo, Seedorf, Kaká y Shevchenko. ¿Pavón figura de Boca? ¡El club de “la mitad más uno” en un país futbolero por excelencia! ¿Pavón símbolo de Boca?   ¡El equipo de Rattin, Gatti, el Patrón Bérmudez, Óscar Córdoba, Palermo, Riquelme y tantas otros súper cracks y leyendas! ¡Es que Boca es el equipo de Diego Armando Maradona!

 

Y para todos es claro que Cristian Pavón fue la referencia principal de este Boca 2017/18.

Su desempeño viene siendo tan deslumbrante, que ya en enero de este año, cuando se hablaba de la transferencia al City del chileno Alexis Sánchez (que terminó en el United), se rumoraba que el Arsenal estaba negociando el pase de Cristian como su reemplazo. Ahora con el aura de figura de este Boca Juniors bicampeón y con la esperanza de estar en la Copa Mundo de Rusia, el pase del chico cordobés se estará cotizando significativamente. Seguro que las cinco grandes ligas europeas están tomando nota. Para Boca —e incluso para el mismo Pavón— sería lindo que se pudiera quedar aunque fuera por el semestre posterior al Mundial, en caso de que la campaña por la Libertadores continue para el Xeneize. Pero ya sabemos del apetito, ansiedad y poder económico de los clubes más poderosos del viejo continente por acaparar talento suramericano. Con la creciente concentración de la riqueza en las Ligas de las UEFA y las enormes precariedades comparativa en las ligas suramericanas, es muy complicado resistir la presión.

El caso es que el juego y pasión de Cristian Pavón por la pelota serían un tesoro para cualquier club de fútbol. Lo suyo es ya marca de la casa, reconocible. Le sobra poder y concentración.  Las llegadas endiabladas y regates impredecibles por las bandas, los centros letales al segundo palo, la velocidad y los potentes remates de media distancia quedaron grabados no sólo en la afición Bostera, sino en el mundo futbolero argentino que ya se frota las manos con la posibilidad de sumar a Pavón al arsenal de atacantes que luchará por la Copa Mundo en Rusia.

Pavón mezcla las mejores condiciones del  siete que lleva a la espalda, del extremo derecho clásico —habilidad, potencia, rapidez, control del balón, cambio de ritmo, llegada hasta el fondo de la cancha y visión para pasar o centrar al área— con cualidades de gran goleador —buen remate, diagonales a espalda y entre defensas, y frialdad para definir—. Luego de su debut con la absoluta argentina en el amistoso de noviembre de 2017 contra Rusia, Leo Messi elogió a Pavón: “Creo que puede ser un jugador muy importante para la selección por las características que tiene… no sólo es rapidísimo, sino que decide bien”. La Albiceleste ganó ese día con un gol del Kun a pase del chico de Boca. Y bueno. Habrá que ver que pasa con la lista definitiva de Sampaoli para Rusia.

 En cualquier caso, Pavón ya nos demostró cómo se triunfa en un club de talla mundial.

 Juan Rembo paraSuramerica Football Club

 

Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Category

Conquistando Suramérica, Promesas